jueves, 8 de enero de 2015

La historia de Edgar Allan Poe que se hizo realidad | Curiosidades #1

Edgar Allan Poe es mundialmente conocido por sus relatos cortos. De entre sus cuentos, los más conocidos hoy en día son los de terror como El corazón delator, El barril de amontillado, La caída de la casa Usher o Berenice entre otros muchos, pero en ocasiones la realidad supera la ficción.

El escritor estadounidense sólo publicó una novela, La narración de Arthur Gordon Pym que pudo leerse en forma de libro, después de haber sido publicada por entregas, en 1838. En ella, Arthur Gordon Pym se embarca clandestinamente en el ballenero Grampus y allí vive experiencias cada vez más duras e increíbles. En determinado momento, 4 hombres se ven perdidos en alta mar y sin comida y deciden que uno de ellos debe ser sacrificado para servir de alimento a los demás. Finalmente, el ayudante de cabina Richard Parker es asesinado para que sus compañeros puedan subsistir.

Edgar Allan Poe no sacó esta escena de su imaginación sino que se basó en lo ocurrido 18 años antes de la publicación de su novela tras el naufragio del ballenero Essex, incidente que también sirvió de inspiración a Herman Melville para su famosa novela Moby-Dick. Además, probablemente escogiera el nombre de Richard Parker por el marinero que lideró uno de los motines más famosos contra la Royal Navy británica.



Los supervivientes del Essex.

El 20 de noviembre de 1820 el ballenero Essex se hundió a causa de un cachalote a 3.700 km de la costa de Sudamérica. Usando tres botes balleneros con algunas provisiones, 21 tripulantes consiguieron arribar a la Isla Henderson. Donde subsistieron algún tiempo hasta que los recursos de la pequeña isla se agotaron y todos, salvo tres que decidieron quedarse en tierra, volvieron a los botes.

Poco a poco, los hombres fueron muriendo y aunque en un principio los muertos eran amortajados y tirados al mar, los supervivientes acabaron por caer en el canibalismo y comerse a sus compañeros muertos para poder sobrevivir. Cuando la situación fue extremadamente crítica en uno de los botes, los hombres hicieron un sorteo en el que se determinaría quién sería asesinado para servir de alimento a los demás y después de este, otro para elegir quién sería el verdugo. Así, Charles Ramsdell disparó a su joven amigo Owen Coffin.

Dibujo del ataque al Essex hecho por Thomas Nickerson, superviviente del segundo bote.
Sólo Ramsdell, el verdugo, y otro de sus compañeros sobrevivieron en ese bote. En otro de ellos, usando similares medidas desesperadas, sobrevivieron tres. Los botes fueron rescatados 95 y 93 días después del naufragio por los barcos Dauphin y Indian respectivamente. Una  vez reunidos en el puerto de Valparaíso (Chile), los marinos informaron a las autoridades de que tres hombres habían decidido quedarse en la isla y éstos fueron rescatados al borde de la muerte.

Así, sobrevivieron un total de ocho de los veintiún marinos y siete de los trece muertos sirvieron de alimento para sus compañeros.


Richard Parker y el motín de Nore.

En 1797 cuando Gran Bretaña se encontraba en plena guerra contra la Francia revolucionaria se produjeron dos importantes motines en Spithead y Nore. Richard Parker, un ex oficial al que habían retirado su rango unos años antes y que se volvió a alistar como marino a principios de 1797, fue elegido como Presidente de los Delegados de Flota.

Los marineros elaboraron una lista con sus peticiones (perdones, aumentos de salarios...) pero no se aceptó nada de lo exigido salvo el perdón a su sublevación. Así las cosas, los amotinados decidieron dar un paso más e impedir que los barcos mercantes llegaran a Londres bloqueando el Támesis. Aunque en un principio el bloqueo afectaba a cualquier barco mercante, posteriormente Richard Parker dio orden de que solo se detuvieran barcos con suministros de la Royal Navy y comenzó a hacer preparativos para zarpar a Francia algo con lo que el resto de barcos amotinados no estaban de acuerdo.

Después del éxito que había supuesto el motín en Spithead las autoridades no estaban dispuestas a conceder nada más y cuando Parker dió orden a sus barcos de poner rumbo a Francia la mayoría desertó, provocando el fracaso del motín. Richard Parker fue colgado en el Sandwich, el barco en el que había comenzado el motín, por traición y piratería. Como él, otros 29 líderes fueron ahorcados y aunque otros fueron enviados a la cárcel, desterrados a Australia o condenados a latigazos, la mayoría de los participantes en el motín no recibieron castigo.


El Mignonette.

Pero lo curioso de este caso no son las referencias históricas de Poe a la hora de escribir la novela sino que ésta se convirtió en una escalofriante predicción. El primer maestro del terror y lo macabro vio cumplido el destino de uno de sus personajes.

 En julio de 1884 (46 años después de la novela) el barco Mignonette naufragó cuando se dirigía a Sidney. Al igual que en su novela, cuatro tripulantes consiguieron sobrevivir. Subsistieron las primeras tres semanas gracias a una tortuga marina que consiguieron atrapar y a beberse su propia orina. En su desesperación, uno de ellos acabó bebiendo agua de mar y enfermó. Desesperados, dos de los tripulantes, Tom Dudley y Edwin Stephens, decidieron matarlo para alimentarse con su cadáver. El desgraciado joven de 17 años, se llamaba... ¡Richard Parker! Esta extraña coincidencia fue descubierta años después por un familiar del joven.

Una vez rescatados 24 días después por el navío alemán Moctezuma, la muerte de Parker a manos de Dudley y Stephens sin que hubiese mediado sorteo se consideró asesinato y ambos fueron condenados a muerte aunque finalmente su pena fue conmutada por seis meses en prisión.



1 comentario:

  1. Hola! Que curioso la verdad. No he leído nada de Allan Poe pero sí he oído hablar de él. Un beso.

    ResponderEliminar