viernes, 6 de febrero de 2015

Shim Chong. La niña vendida - Hwang Sok-yong

Título original: Shim Chong, Yongkoteu kil
Año: 2003
Editorial: Alianza Editorial
Traductor: Blanca Riestra
Páginas: 496
Ficha en Goodreads | Ver en Amazon

Shim Chong. La niña vendida fue publicada en Korea, país del autor, en 2003. Ambientada a finales del siglo XIX, esta novela cuenta la historia de Shim Chong, nacida en lo que hoy en día llamamos Korea, desde que a los quince años es vendida a un hombre chino con fines sexuales.

A lo largo de su vida aprende varios idiomas, conoce otras culturas, otros lugares, distintas formas de prostitución y se mueve en diferentes ambientes; desde los fumaderos de opio y prostíbulos de Nankín (China) hasta codearse con la realeza.

A pesar de tratar sobre un tema como la trata de blancas Shim Chong. La niña vendida no resulta un libro especialmente duro. Es cierto que hay varias escenas desagradables, sobre todo al comienzo de la historia cuando Chong es obligada a entrar en ese mundo de esclavitud sexual y prostitución, pero a medida que crece la protagonista va aprendiendo a moverse en ese ambiente y a sacar provecho.

Esta historia está ambientada en distintos países asiáticos a finales del siglo XIX con las Guerras del Opio como telón de fondo, aunque se centra principalmente en China. A lo largo de la vida de Chong se suceden varias guerras que la afectan de diversas formas y a pesar de que el autor explica la situación que genera cada conflicto creo que habría disfrutado mucho más el libro si conociera un poco más la historia asiática. Un buen detalle es que el libro incluye un glosario en el que se definen términos que se usan a lo largo de la novela como distintas categorías de geishas, licores, instrumentos, incluso lugares que actualmente se conocen por otro nombre o que se anexionaron a otro país.

Otro aspecto que me dejó con la sensación de que el libro podía haber sido mejor es que a veces el autor relata detalladamente momentos que, en mi opinión, son menos importantes en la vida Chong que otros que sin embargo, narra de una forma mucho más superficial. Esta sensación se agudizó sobre todo en las últimas 150 páginas.

Esta historia me ha dejado con la sensación de que podía haberla disfrutado mucho más pero que esa diferencia cultural entre oriente y occidente, tan presente a lo largo de la novela, me ha impedido conectar con varios personajes. No estará entre mis libros favoritos, pero es una lectura que disfruté y de la que no me arrepiento para nada.


2 comentarios:

  1. Tiene buena pinta, tal vez me lo apunte para más adelante :D
    Gracias por la reseña.
    Lo único que me detiene es que dices que se vuelve pesado por partes, pero nunca he leído nada similar.

    ResponderEliminar
  2. Mi madre lee muchos libros ambientado en oriente y siempre dice que son muy descriptivos, debe de ser algo inevitable por lo que veo jajaja
    De momento no lo leeré, no me atrae demasiado esta clase de historias. Un besoo

    ResponderEliminar