lunes, 16 de marzo de 2015

Lolita - Vladimir Nabokov

Título original: Lolita
Año: 1955
Editorial: Anagrama (para El País)
Traductor: Francesc Roca
Páginas: 403
Ficha en Goodreads | Ver en Amazon

Esta obra, publicada en Francia por una editorial erótica en 1955, fue catalogada de pornográfica y prohibida en Francia e Inglaterra. Resultó un libro muy polémico, algo normal teniendo en cuenta la historia que cuenta y la época en la que fue escrito. Considerado actualmente como un clásico de la literatura contemporánea, hoy en día el término 'Lolita' ha llegado a introducirse en el vocabulario popular y todo el mundo conoce su argumento, incluso si no lo ha leído o visto ninguna de sus adaptaciones al cine.

Esta novela gira en torno a la obsesión sexual que el protagonista, un hombre de mediana edad, siente por las niñas que él llama nínfulas y especialmente por Dolores, hija de su casera.

Es el propio Humbert, quien nos cuenta en primera persona lo que siente por las niñas que le atraen y como vivió los hechos que acabaron con él encerrado (tranquilos, no es ningún spoiler) en la prisión desde donde escribe la historia. Creo que esta forma de narrar es el mayor punto a favor de la novela ya que gracias a esto Nabokov consigue que no veamos a su protagonista como un tipo asqueroso, al menos todo el tiempo, sino que veas esa atracción sexual como una enfermedad contra la que Humbert no puede luchar, o no quiere.

Como ya he dicho Humbert no resulta todo lo despreciable que podría llegar a ser un personaje que hace todo lo que él hace y, así mismo, Lolita tampoco es una niña inocente que no sabe lo que pasa. No nos confundamos, Lolita es una víctima, pero la evolución de su relación con Humbert no es tan traumática como cabría esperar. Además, sobre todo al principio de la novela, Lolita resulta una niña bastante insoportable.

Otro de los puntos fuertes que he encontrado en la novela es la denuncia a la pasividad y apatía de la sociedad estadounidense, ya que es en Estados Unidos donde se desarrolla la acción. En varias ocasiones Humbert se cruza con desconocidos que sospechan que algo extraño sucede entre él y Lolita, e incluso los hay que están seguros de ello, pero ninguno mueve un dedo para hacer alguna averiguación o evitar que siga sucediendo.

Como aspecto negativo, el único que encontré, es que hay un tramo de la historia en la que no sucede absolutamente nada de interés y son varias páginas de itinerario turístico por las carreteras de estadounidenses, descripciones de los lugares que han visitado los protagonistas y alguna anécdota poco importante allí vivida. Reconozco que es una buena forma de expresar la "monotonía" que se había instalado en la vida de los protagonistas y entiendo que Humbert desee recrearse en ese pasado en el que fue feliz a la hora de recordar la historia.

También me gustaría destacar, y esto ya no tiene nada que ver con la novela, simplemente me llamó la atención; una reflexión acerca de la novela erótica que Nabokov incluye en el epílogo y que mientras leía me hacía pensar inevitablemente en Cincuenta sombras de Grey. Algo curioso teniendo en cuenta que fue escrito hace casi 60 años y que pone de manifiesto la poca evolución de la literatura erótica, o más bien el trato que se le da, en tanto tiempo.

Volviendo a Lolita, una obra maestra que se atreve a acercarse a un tema tan espinoso como el abuso sexual de menores y, además, lo hace de una forma diferente y reflexiva dejando a un lado el sexo. Está considerado un clásico por mérito propio y espero releerlo algún día ya que estoy segura de que descubriré o veré algo nuevo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada