miércoles, 23 de diciembre de 2015

Un Cuento de Navidad (y naufragio) | Curiosidades #6


7 de mayo de 1915

Charles E. Lauriat, perteneciente a una familia de libreros y coleccionistas, se encontraba cerca de la costa sur de Irlanda a bordo del Lusitania, un barco de cuatro chimeneas, rápido, lujoso y considerado invulnerable. Lo mismo pensaba el mundo acerca del Titanic sólo tres años antes y todos sabían cómo había acabado. Sin saberlo, Charles compartía viaje con un miembro de la acaudalada familia Vanderbilt a quien el destino había salvado de morir aquella noche. Lady Cosmo Duff-Gordon, superviviente del naufrágio del Titanic, también debería estar a bordo pero había tenido miedo. No fue la única, muchos de los pasajeros cancelaron su viaje en el último momento debido a la amenaza de los submarinos alemanes.

Aquella mañana el mar estaba en calma y por eso algunos de los pasajeros pudieron ver deslizarse bajo el agua el torpedo que el submarino alemán U-20 les había lanzado. Lauriat no fue uno de ellos, se encontraba con unos amigos, Elbert y Alice Hubbard, cuando sintieron el impacto en el estribor del barco, que tardó sólo 18 minutos en hundirse.

En el Lusitania viajaban muchos ciudadanos estadounidenses y hay quien ve la mano negra del Almirantazgo británico al permitir que un vapor que había sido amenazado navegara en esas aguas y además sin escolta. Y, ¿qué razón podrían tener para comportarse así? Muy sencillo, conseguir que Estados Unidos entrara en la guerra en el bando de los Aliados. Si esa era la idea, no salió muy bien pues EEUU no entró en el conflicto hasta dos años después y por causas completamente distintas. Sea como fuere, lo único seguro es que aquel día murieron 1.195 personas y se salvaron algo más de 760.


Pero hoy no vengo a hablaros del naufragio en sí (si queréis más información os recomiendo que leáis Lusitania de Erik Larson) sino de un pequeño tesoro literario que se hundió aquel día. Charles Lauriat, que por cierto se salvó, llevaba consigo una rara edición de Cuento de Navidad de Dickens. Además, ese ejemplar en particular había pertenecido al propio autor y éste había hecho numerosas anotaciones en él.

Cuento de Navidad se convirtió en un gran éxito desde el primer momento. Charles Dickens comenzó a trabajar en él en octubre de 1843 y consiguió finalizarlo a finales de noviembre, justo a tiempo para la época navideña.

Hoy en día es la historia navideña por excelencia y ha sido versionada en películas, obras de teatro, musicales, capítulos de incontables series de televisión... pero toda esta larga lista de adaptaciones comenzó muy poco después de que se publicase. Sólo seis semanas después de su publicación Edward Stirling estrenó la adaptación teatral en Londres que posteriormente se trasladó a Nueva York donde también se estrenó la versión musical.

Además, Charles Dickens siempre fue un ferviente defensor de los derechos de autor y por ello denunció a la biblioteca Illuminated de Parley por realizar una copia ilícita de Cuento de Navidad. ¿Cómo acabó aquello? El autor ganó el caso pero tuvo que pagar los costos de 700 libras, lo que hoy en día serían más de 75.000€, porque los acusados se declararon en bancarrota.

Y estos son los pequeños datos curiosos relacionados con Cuento de Navidad que he podido encontrar. Espero que os hayan parecido interesantes y que os haya gustado la pequeña introducción sobre el Lusitania, no sabía de qué forma explicar el naufragio sin resultar demasiado pesada.

7 comentarios:

  1. Hola, gracias por la informacion, no la conocia.
    #CDc

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por la información! :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola :) Como siempre me encantan estas entradas, son super interesantes, saber que se encuentra detrás de un gran clásico como este. Tenías que hacer uno de como Brandon Sanderson escribió una novela en un solo viaje de avión inspirado por su estancia en Shangai :) Un besin^^

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que me han parecido cosas muy interesantes. Desde luego yo también me habría llevado la edición que había pertenecido a Charles Dickens, sobretodo si tenía sus anotaciones. Valor incalculable >.<
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Muchas gracias por la información no tenía ni idea jeje,
    Felices fiestas, un beso :).

    ResponderEliminar
  6. No lo conocía y me ha resultado muy interesante, gracias!
    Un beso!

    ResponderEliminar