lunes, 19 de septiembre de 2016

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas - Laura Norton

Título original: No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas
Año: 2014
Editorial: Espasa
Traductor: --
Páginas: 351
Ficha en Goodreads | Ver en Amazon

Esta novela cuenta la historia de Sara Escudero, una joven cuya única preocupación en la vida es conseguir que su tienda funcione. Pero es hasta que toda su vida empieza a desmoronarse y complicarlo todo. Su novio se va a trabajar a otro país, su padre discute con su madre y decide mudarse con ella, su hermana de veinte años que acaba de prometerse con un treintañero también se instala en su piso...

Y por supuesto, hay un chico. Siempre hay un chico.


No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas es una de esas novelas que prometen carcajadas a costa de los problemas cada vez más extravagantes a los que tiene que hacer frente la protagonista y de las situaciones surrealistas que viven los personajes para solucionarlos. Y es cierto que a la pobre Sara le pasa de todo y que a lo largo de la historia se viven situaciones que ni el propio Dalí imaginaría... pero aún así hay algo que no acaba de cuajar.

A pesar de que me gusta bastante el sentido del humor de la autora, o al menos el tipo de humor que quiere plasmar en esta novela, no creo que haya sido capaz de hacerlo de la manera correcta. La gran mayoría de los personajes (los padres de la protagonista, su hermana y su prometido, ella misma en muchas ocasiones) tienen una forma muy similar de reaccionar a las malas noticias. Lanzar comentarios humorísticos, irónicos y con un cierto punto de autocompasión a la hora de enfrentarse a una situación difícil da a un personaje una chispa especial, pero si la mayoría de los personajes de la historia hacen lo mismo... esa chispa no destaca.

En cuanto a los personajes en sí, tenemos como principal a Sara. Una mujer a la que le gusta planearlo todo y que las cosas salgan como ella esperaba y que de pronto ve como su vida se convierte en un caos absoluto. Su novio, Roberto, es un arquitecto que se ha ido a trabajar a París y que después de muchos meses sin verse y justo antes de viajar a Madrid para hacerle una visita a Sara le dice las temidas palabras "tenemos que hablar", que por supuesto la ponen de lo más nerviosa.

Por otro lado están el padre de Sara y su hermana, Lucía, que se instalan en su piso prácticamente a la fuerza. Mientras su padre está atravesando una grave crisis en su matrimonio e intenta sobrellevarlo haciendo locuras poco acordes con su edad y provocando caos que resultan interesantes para la trama, mientras que Lucía se pasa el día con su recién estrenado prometido. Lucía es una modelo veinteañera a la que el éxito le ha llegado casi sin esfuerzo, picaflor, caprichosa (y con muy mala leche si se enfada) que de pronto a decidido sentar la cabeza con Aarón, un cantautor de éxito que le saca diez años, con un pasado misterioso, sexy y de quien Sara estaba enamorada de adolescente.

También está su madre, una mujer que hace lo que le apetece sin importarle las consecuencias y con cierta tendencia a hacerse la víctima e indignarse con todos los que la rodean sin motivo aparente. Por supuesto, Sara tiene un par de amigos con los que se desahoga y que incluso la ayudan laboralmente, como es el caso de David. Y por último, pero no menos importante (o sí) está "el Vikingo", un arquitecto noruego amigo del novio de Sara que apenas habla español y que también se instala en casa de nuestra protagonista.

En definitiva, No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas es una historia en la que las situaciones son cada vez más y más absurdas para divertir al lector, pero que no provoca (o al menos en mi caso) tantas carcajadas como promete. Una novela en la que los personajes se toman con humor y buen rollo problemas de lo más trascendentales para su vida hasta el punto de resultar increíble, pero con el que se puede pasar un rato entretenido si no buscas nada del otro mundo. Una decepción ya que el segundo libro de la autora Gente que viene y bah (reseña aquí) sí me hizo reír con las situaciones absurdas y sus personajes tan... "peculiares".



Esta lectura está patrocinada por Folloner@s Club. Si no lo conoces, ¿a qué esperas para echarle un vistazo pinchando en el banner?

8 comentarios:

  1. ¡Hola! No me llama mucho la atención, la verdad. Gracias por la reseña (; Besos (-:

    ResponderEliminar
  2. hola,
    estoy contigo en tu opinion, a mi no me gusto este libro y la peli no la vere

    besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Este libro lo estoy leyendo ahora, y no puedo estar más de acuerdo contigo. Tiene algunos puntos de humor que te sacan la sonrisa, pero nada más. Y es verdad que todos los personajes tienen en común esa ironía al hablar, así que no hay ninguno que destaque más, o me caiga mejor que el resto. Y encima es una historia predecible desde el principio, porque ya se sabe quién se va a enamorar de quien.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Hola follonera
    La verdad es que este libro lo he descartado hace mucho por muchas reseñas negativas que he leído. Siguiendo tu consejo igual me leo gente que viene y bah
    Besos
    Nos leemos

    ResponderEliminar
  5. ¡Una pena que no lo hayas disfrutado tanto como esperabas! Creo que soy una de las pocas personas que no le llama la atención este libro. Leí otra obra de la autora, justamente Gente que viene y bah, donde en la contraportada prometían una historia para partirse de risa y para nada fue así para mi, así que supongo que te ha pasado algo parecido con esta :/
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  6. Cada vez le pierdo mas las ganas a leerlo, pero aun no lo descarto del todo.

    ResponderEliminar
  7. De verdad tenía ganas de esta obra, pero es que si ya a ti no te ha gustado es que ni siquiera me molesto.
    Gracias, como siempre por tu franqueza y objetividad.
    Un saludo
    cdc

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! tú si leíste el otro libro de la autora? yo la verdad que ahora mismo pienso en leer algo más de ella y no puedo. Me he llevado un chof grande con el libro. Porque esperaba reírme como mínimo y no ha sido así y porque ha sido una mala manera de empezar mi aventura como folloner@ :(
    Pero bueno al menos me he reído comentando con vosotras!
    Beseeets!

    ResponderEliminar